Thursday, July 06, 2006

El outsider de otro tiempo


Las nubes comenzaron a escupir gotas sobre el funeral, así, la naturaleza se despedía con el reflejo de su alma en la tierra: una tormenta. El cielo oscuro se abría para que el ser andrógino retornara a su planeta. Entonces, el viento y la tristeza arrojaron a una mujer de figura enigmatica cubierta con una capa negra a llorar su muerte sobre el ataúd marchito que guardaba su cuerpo enfermo y maldito.
Así fue como Klaus Nomi en 1983 calló su alienígena voz e inició el mito subterráneo de uno de los personajes más extraños y con un talento sinigual dentro de la historia del rock. Hasta su entierro fue bizarro como su vida, música y persona.
La flama se incendió en 1944 cuando Klaus Sperber fue lanzado de alguna estrella del espacio exterior a muchos años luz de aquí. Vivió su adolescencia en Alemania, ahí trabajó en la Opera de Berlín como tenor y soprano realizando actuaciones con una calidad nunca antes escuchadas y después emigró hacia Nueva York. Hasta su voz era adrógina, como su alma, ya que alcanzaba notas tan altas que sólo mujeres lo lograban.
Él mismo decía que su unica misión en la tierra era romper reglas y sólo como un outsider (extraterrestre) lo podía hacer, por esa razón se autonombraba alien. "Recuerden, mi pasado es totalmente extraño - cantate de opera clásica-. Por eso yo estaba inseguro acerca de como entrar en el rock. Cantar opera como falseto soprano en Alemania, fue una descarga para mi. Esa fue otra regla que rompí. Tú no hagas eso. Yo fui ayudado por el hecho de que el pop y el rock, en los cuales pensarías que no hay reglas, son tan conservadores como la música clásica. Así que lo que hago es un doble escándalo. La diferencia es que los punks admiran que yo los conmocione. Nada es sagrado para mi. De todas formas, ¿quién hace las reglas?"
Mientras que los niños de su época querían ser como Elvis, él deseaba parecerse a María Callas, incluso en el bajo mundo, ya en EU, fue una combinación entre estos dos grandes de la música. Una diva de la ópera cantando rock.
Humo espeso cubría el escenario, su consistencia seca se fundía con sonidos discos característicos de los 80, la semioscuridad era violada por una figura esbelta extraída de una opereta. Mayones negros, un traje de arlequín y maquillaje exhuberante simulaban un payaso futurista. En lo visual era avasallador, incómodo, una quimera digna de la sorpresa y en lo gutural, dejaba mudo al caos.

Klaus anticipó la cold wave y las bandas andróginas y recargadas de los ochentas, la combinación de música electrónica y guitarras, esa ambigüedad y oscuro sentido del humor que artistas también andróginos desarrollan en la actualidad como es el caso de Anna Varney de Sopor Aeternus.

2 comments:

Deux ex machina said...

cool1
primera vez en este site, interesante lo de los artistas androginos y los demas texto que lei, chido.

saludos desde la makinaria citadina

Revueltillo said...

me encanta klaus nomi y anna varney, parece mentira que bowie le diera "la espalda" a su amigo nomi

si uedes ver el documental sobre su vida veras que ineresante el paso de panadero a estrella